¿Es posible controlar las emociones?

Muchas personas asumen que su temperamento es algo con lo que nacen; que es tan inalterable como el color de sus ojos. Pero esto no es cierto, ¡descúbrelo en este artículo!

Yoga

Alegría, tristeza, ira, temor… son sólo algunas de las muchas emociones que podemos llegar a tener, algunas positivas, otras negativas. A veces sentimos perder los estribos ante perturbaciones mínimas, sin siquiera poder controlar el flujo de pensamientos de nuestra propia mente… ¿No te gustaría comenzar a controlar tus emociones? ¿No lo crees posible?

1. Respiración

También conocido como pranayama, así son llamados los ejercicios respiratorios que se utilizan en el yoga. Los Yoguis conocen desde hace miles de años la íntima conexión entre la respiración y el estado mental. La respiración y las emociones van siempre de la mano y el estado de uno refleja el estado del otro.

Vamos a mostrar un ejemplo de esto: Estas discutiendo fuertemente con alguien, las voces son cada vez más fuerte, los ánimos son cada vez más tensos. Ambas partes están perdiendo el control. ¡Detenete ahí! Qué está sucediendo con la respiración? …. En este estado altamente emocional, vas a notar que tu respiración se torna irregular, superficial y rápida. La respiración coincide con el estado mental.
Por el contrario, considerando un buen estado mental, imagina el siguiente escenario: Acabas de despertar de una siesta un domingo en la tarde, te sientes fantástico, descansado y refrescado, sin preocupaciones. ¿Qué sucede aquí con la respiración? El ritmo es lento, profundo y armonioso. Nuevamente la respiración se vuelve un reflejo del estado mental.

2. Meditación

Es una herramienta poderosa para cambiar la mente, nos vuelve más fuertes y tranquilos psiquicamente. A través de la práctica regular de la meditación podemos crear nuevos y positivos hábitos mentales. A medida que la mente se vuelve más tranquila, también nos volvemos más centrados y poderosos, capaces de realizar cualquier tarea mejor que antes. Nos volvemos eficaces y resolutivos. Con la meditación podemos usar nuestra mente como una herramienta para el cambio mismo.

Meditar y controlar la respiración, son las llaves para el dominio de la mente y nuestras emociones.

Compartir: