Ejercicio regulador de energía, Prana y Apana

Ejercicio simple regulador de energía, dinámico, sencillo y en compañia de nuestra respiración.

energía

Tutoriales de Yoga

Prana es la fuerza vital básica presente en el aire que respiramos y la comida que comemos, asimilada sin esfuerzo;  Apana es la energía eliminatoria almacenada en los chakras inferiores (energía excretora).

La práctica de los siguientes movimientos acompañados con igual tiempo y volumen de aire, regulan y equilibran la energía del cuerpo.

Primer paso:

1

Acostado sobre la espalda. Afirmar toda la columna.

Flexionar las rodillas y apoyar planta de los pies en el piso, los talones cerca de los glúteos.

Zona lumbar y nuca estirada y alargada.

Brazos a los costados del cuerpo con palmas de las manos apoyadas en el piso.

Segundo paso:

2

Sujetar la faja abdominal para que la cintura permanezca en contacto con la colchoneta.

Luego deslizar y estirar bien la pierna derecha por la colchoneta, una vez estirada flexionar el tobillo hasta formar un ángulo de 90 grados con el pie (o sea, con los dedos del pie apuntando hacia arriba).

Tercer paso:

3

Exhalar en forma lenta y continua, mientras se eleva la pierna derecha hasta la vertical (el abdomen contraído), retener el aire al estirar el empeine.

Cuarto paso:

4

Inhalar mientras esa pierna baja hasta el piso y retener al volver a flexionar el talón (dedos de los pies que apuntan hacia el techo).

Realizar cinco veces de un lado y cinco veces del otro.

Observaciones: *Al elevar la pierna se exhala y al descender se inhala. La respiración se efectua de esa manera porque al elevar la pierna y acercarla al tronco, el diafragma se relaja y ayudamos a la exhalación, en cambio, al descender la pierna el diafragma también desciende y eso favorece la inhalación.

*observar que la inhalación y exhalación duren el mismo tiempo y que sean lo más lentas posibles. La respiración guía el movimiento. Que haya sincronización entre la respiración y el movimiento.

Beneficios:

  • Fortalece la musculatura abdominal.
  • Conserva la movilidad de la articulación coxo-femoral
  • Reubica la pelvis en el ángulo correcto
  • Estimula el sistema cardiovascular, impidiendo la formación de varices.
  • Equilibra la energía en el cuerpo.

Guardar

Guardar

Compartir: