El mundo es de los valientes

El miedo es inherente a la existencia. Tememos a los cambios de la vida, a mirar las cosas desde otra perspectiva y escuchar a los demas. A sentir. Y en este punto es donde entra en juego la valentía.

Interes general

Se distingen dos tipos de valentía: La que realiza cambios externos, que requiere acciones concretas en el mundo físico, y la que realiza cambios internos, la cual necesita de nuestra plena conciencia. Y para ambas hay que atravesar el fuego del miedo, solo para darnos cuenta que nos renueva.

Los cambios externos son aquellos que modelan nuestra vida diaria, como cambiar de rutina, de trabajo, de carrera, de entornos sociales, etc. Nos saca por fuera de nuestro círculo de confort llevandonos a terrenos inexplorados donde no hay previsibilidad, pero es sllí donde nuestra existencia cobra intensidad.

Por otro lado, los cambios internos son aquellos en los que tenemos que apelar al lado mas incomodo de la realidad: Lo que vemos en los otros está en nosotros. Si quieres un espejo de virtudes y defectos de tu ser, mirá a quien tienes al lado, porque solo vemos lo que conocemos, lo que tenemos. Esta incomoda verdad difundida ampliamente en el mundo oriental, es la que nos va a dar las herramientas y el material suficiente para transmutar la realidad interna. Y la valentía para atravesarnos es tan grande que suele darse solo en algunos momentos de la vida, si tienes el coraje suficiente.

El miedo es, sin duda, un lugar muy cómodo, pero la valentía le da sentido a la vida. Si la mágia existe, se esconde ahí.

Si el amor es el combustible de los sueños, la valentía es su motor.

La valentía vive en todos nosotros y te está esperando para que la pongas en marcha.

Mirá a los ojos al miedo, respirar hondo y traspasarlo. Puede que lo que estes buscando, esté al otro lado.

 

Jennifer Lieby

Compartir: