La cosificación del ser y lo que en realidad somos

Muchas veces nos sentimos solo un número en el enorme fichero de alguien poderoso, olvidándonos de nuestro gran potencial; la sociedad nos lleva hacia la insensibilidad con los demás… ¿Por qué sucede esto?

la-cosificacion-del-ser

Interes general

La principal razón de la cosificación, (tratar al ser humano como un objeto) es la estructura actual de cómo se conducen las relaciones humanas; enmarcandose en relaciones virtuales, perdiendo su carácter directo, humano, afectuoso y espiritual, dejándonos llevar por la manipulación del mercado. Contribuyendo así a un sentimiento de impotencia, aislamiento y soledad, especialmente en momentos de crisis y dificultad.

Inmersos en un sistema donde la indiferencia reina en las relaciones humanas, sentimientos como el amor, la solidaridad y la cooperación, se ven desplazados por el distanciamiento, la indiferencia y la pérdida progresiva de los vínculos sociales, cosificando de esta manera al ser humano.

¿Cosificación, qué es?

Cosificar a una persona, es cuando al intentar explicar lo que es, acabamos por convertirla en una mera cosa; cuando pasamos por encima de su inteligencia y no le brindamos respeto a su integridad; cuando la interpretamos como un número, estadística, usuario; cuando es tratada como un objeto.

Con frecuencia nos encontramos con realidades significativamente inhumanas. Nuestras relaciones son cada vez más débiles, más distantes e individualistas. Nos envolvemos en intereses particulares y egoístas.

TOMAR CONCIENCIA DE ESTA REALIDAD ES UN COMPROMISO

Modificar nuestra forma de comunicación, a través del contacto humano real, expresando nuestros pensamientos y sentimientos, nos permitirá redescubrirnos como seres humanos.

Es nuestro deber reconocernos a nosotros mismos, como un ser integro y espiritual. También reconocer a los demás como un ser único y especial; sin dejarse arrastrar por las necesidades creadas e impuestas por los medios y la sociedad de consumo.

Ser el cambio es una opción, ir con la corriente también. ¿Cual elegís?

 

 

Fuente principal: ¨Cosificación del ser humano¨ por Maritza Rocio Lopez

Compartir: