Posturas invertidas y sus beneficios.

Las posturas invertidas en el Yoga, son de las más placenteras en una clase y proponen un desafío para el alumno que recién comienza; En este artículo te contaremos sus múltiples beneficios.

Yoga

Las posturas invertidas son aquellas en las que nuestra cabeza se encuentra debajo del resto del cuerpo; las más practicadas en las clases son Sarvangasana (o vela) y Viparita Karani. Tienen un gran poder reconstituyente, aumentan la vitalidad y aportan equilibrio mental y emocional.

Estas posturas son beneficiosas para:

Mejorar la circulación sanguínea, favoreciendo el retorno venoso hacia el corazón. Lo cual beneficia a las personas que padecen varices o hemorroides.

Descongestionar órganos abdominales, ya que se liberan de la presión ejercida por la fuerza de gravedad. Por esta razón alivian el estreñimiento, trastornos de próstata y gastritis.

Mejorar la memoria, la concentración; este tipo de asanas relajan el sistema nervioso, favoreciendo la irrigación sanguínea al cerebro y ayudando a los que padecen insomnio, irritabilidad y dolores de cabeza.

Favorece a la respiración, aliviando a los que padecen asma y bronquitis.

Alivia dolores en cintura, ya que al colocar la columna vertebral invertida, las vertebras lumbares son liberadas del peso y presión que tienen habitualmente.

Regula el sistema glandular, tiroides, paratiroides, hipófisis e hipotálamo. Manteniendolas sanas y con un buen funcionamiento por la mayor irrigación sanguínea.

Por último, las posturas invertidas nos dan la posibilidad de Vivir una nueva experiencia, ver el mundo de otro modo, dado vuelta. Nos obliga a tener otra perspectiva de nosotros en relación con el mundo que nos rodea.

* Hay algunas contraindicaciones para estas posturas, en caso de hipertensión es aconsejable solo sostenerlas por un breve tiempo. Durante el periodo menstrual no son recomendadas, al igual que si se padece, sinusitis, glaucoma, otitis y lesiones en vertebras cervicales.

 

Compartir: